Prendas y artículos para el descanso •  320 834 6078
Por compras superiores a $ 100.000 o más de 3 productos, obtén gratis una caja de regalo.

Todos conocemos a alguien que ronca o incluso nosotros mismos algunas veces lo hacemos inconscientemente. El roncar es uno de los problemas más frecuentes en las familias y nocivos en las relaciones de pareja.

¿Por qué roncamos?

El ronquido ocurre cuando los músculos de la garganta se relajan, la lengua cae hacia atrás y la garganta se estrecha. Las paredes de la garganta vibran al respirar. Esto ocurre principalmente cuando las personas inhalan, pero también puede suceder en menor grado cuando exhalan. Aunque el ronquido no perjudica significativamente la salud, sí perjudica la estabilidad y calidad del sueño ya que  interrumpe el ciclo durante la noche, causando irritabilidad o somnolencia al día siguiente.

Factores que aumentan la probabilidad de roncar

  • Edad: las personas de 40 años o más están en mayor riesgo.
  • Exceso de peso: los depósitos de grasa alrededor de las vías respiratorias superiores pueden causar obstrucción de la respiración.
  • Ser hombre: es más probable que ocurra en hombres que en mujeres.
  • Antecedentes familiares: el riesgo de desarrollar apnea del sueño y roncar es mayor para las personas que tienen familiares con esta afección.
  • Uso del alcohol: este tipo de bebida relaja los músculos de la garganta.
  • Tabaquismo: fumar puede causar inflamación y retención de líquidos en las vías respiratorias.
  •  Circunferencia del cuello: la vía aérea puede estrecharse con un cuello más grueso.
  • Congestión nasal: si tienes dificultad para respirar por la nariz, hay mayor probabilidad de roncar.

¿Cómo hacer para NO roncar?

  1. Terapia posicional: evita acostarte boca arriba mientras duermes. Si colocas tu cuerpo de lado eso te ayuda a reducir o eliminar el bloqueo en las vías respiratorias.
  2. Perdida de peso: esto tiene una alta correlación con los ronquidos. Entre menor sea tu peso menor es la posibilidad que ronques.
  3. Descongestionante nasal: la mejora en el flujo del aire se logra de manera más efectiva mediante la cirugía.
  4. Cirugía (niños): extirpación quirúrgica de los tejidos de la garganta, como adenoides, agrandamiento de las amígdalas o ambos.
  5. Cirugía (adulto): la uvulopalatofaringoplastía, o UPPP, es el tipo más común de cirugía para los ronquidos.
  6. Dispositivos orales: estos se parecen a los protectores bucales que usan los jugadores de fútbol. Estos se usan durante el sueño. La mandíbula inferior está ligeramente posicionada hacia adelante en la posición de reposo habitual, permitiendo que la vía aérea permanezca abierta.

 

Suscríbete a nuestro newsletter
para recibir artículos sobre el sueño y el descaso

Gracias por suscribirte a nuestro newsletter